jueves, 15 de diciembre de 2011

La visita del César

La visita del César es una canción inspirada en el encuentro que se produjo en 1996 entre el entonces presidente de los EEUU Bill Clinton y el primer ministro griego Costas Simitis (1996-2004), líder del partido socialista griego (PASOK), en Atenas. Bill Clinton va acompañado por su esposa, Hilary Clinton, y Simitis por su la suya, Dafni Simiti.



Costas Simitis habla en primera persona y, a través de la voz del cantautor Fivos Delivoriás, escuchamos sus pensamientos, sus preocupaciones y sus temores. Percibimos cómo se siente ninguneado al lado de Bill Clinton, cómo se muestra tierno con su mujer y cómo se siente culpable de no poder ofrecerle una vida normal, cómo se ve hundido en sus propias equivocaciones y siente la indignación del pueblo, y desde luego tiene la obligación de guardar la compostura hasta el final.

Costas y Dafni Simiti
Dafni Simiti, Hilari y Chelsea Clinton delante del Partenón
Esta información es necesaria para comprender el contexto y poder situar la acción y, si es posible, detenernos en cosas más importantes, como por ejemplo: 

El tema tan original de la canción. Poca gente se toma la molestia de ponerse en el lugar de los políticos e intentar ver su lado humano. Aquí tenemos la oportunidad de escuchar confesiones que un político jamás diría en público. Hay ciertas cosas inventadas, pero lo de llamarle chino a Simitis es verdad (por su parecido), y también se dijo que entre él y Clinton no hubo una relación muy cordial digamos.

El modo en que el letrista trata a los personajes que protagonizan la narración nos puede despertar sentimientos de compasión y complicidad, aunque no estemos de acuerdo con sus actos.

Cierto vocabulario, frases y recursos literarios que utiliza Delivoriás hacen de esta canción uno de sus temas más elaborados a nivel lingüístico. Palabras poco habituales como λαλίστατη (locuaz), que tan rara vez tienen cabida en canciones, parecen sacadas de lo más profundo de la riqueza léxica de la lengua griega y consiguen resaltar la ironía. En la frase Λες να ’χει λάθη η αριθμητική μου; (¿Será que mis números están mal?), αριθμητική (aritmética) se refiere a la manera de hacer cálculos. Es una frase que encierra ternura y tragedia a partes iguales. Detalles así deleitan a los oídos y producen verdadera emoción al oyente que pueda apreciar mínimamente el idioma griego.

La historia se repite hoy que tan poca confianza hay en los políticos, que tanta decepción se manifiesta por el pueblo, que cualquier primer ministro griego se ve envuelto en tremendos problemas por la herencia de las malas gestiones de sus antecesores y que siente un peso enorme al ser la cabeza del gobierno (o así esperamos que sea los ciudadanos) sabiendo que sus actos pueden ser decisivos en un momento tan crucial para el país. 

La visita del César está aquí porque a mí me gusta mucho (y conozco a personas que la consideran una obra maestra) y la he querido compartir con alumnos de griego y cualquier otra persona se tope con esta entrada. El registro y el vocabulario son un poco complicados, por eso no me ha parecido oportuno que estudiemos la canción con detenimiento en la clase. 


Η επίσκεψη του Καίσαρα  

Στίχοι: Φοίβος Δεληβοριάς
Μουσική: Φοίβος Δεληβοριάς


Ήμουν κι εγώ στο Μέγαρο Μαξίμου
Συγχάρηκα τον Καίσαρα κι εγώ
Με τη γυναίκα μου και την υπέρτασή μου
Και την αθόρυβη Αμερική μου
–στο σχολείο με φωνάζανε μουγκό.

Τσακώθηκα με τη Δαφνούλα μου
Την αγαπούλα μου
Πριν έρθω εδώ
Την ώρα που δοκίμαζε το μαύρο φουστάνι της
Είδε μες στη ντουλάπα το στεφάνι της
Μου το ‘πε μα δεν πρόσεχα εγώ
Και μου είναι θυμωμένη τώρα εδώ.

Για κοίτα με τι κομπορρημοσύνη
Μιλάει κι αλλού κοιτάζει ο εκλεκτός.
Τι νόημα έχει να ζητήσω ελεημοσύνη
Σ' αυτόν που πάει για πλάκα στη Σελήνη
–στο στρατό ήμουνα πάντα ο ντροπαλός.

Κρατάει ένα ποτό στο χέρι της
Και το μαχαίρι της
Στο άλλο κρυφά
Πως έλαμπε τη μέρα που τη γνώρισα
Απ' τη δουλειά ποτέ μου δεν τη χώρισα
Ήθελα να την προστατέψω απλά
Από τη χούντα κι απ' τον θώκο μου μετά.

Τριγύρω οι φίλοι μου και οι εχθροί μου
Κι έξω ο λαός να καίει και να βογκά
Λες να την πήρα λάθος τη ζωή μου;
Λες να 'χει λάθη η αριθμητική μου;
–στα κάλαντα κρατούσα τα λεφτά.

Αυτός παντρεύτηκε μια αδίστακτη
Ξανθιά λαλίστατη
Τον κυβερνά.
Του βάζει υπουργούς τις φίλες της
Νόμοι και ζώδια οι πρώτες ύλες της
Η αγάπη μου γκριζάρει και γερνά
Της λέω «θα βγούμε όταν θα φτάνουν τα λεφτά».

Πιστεύω σ’ ένα σπίτι σαν των άλλων
Κι ας είναι ιδιοκτήτης πάντα αυτός
Νοίκια, κοινόχρηστα και ρήτρες άλλ’ αντ’ άλλων
Κι είμαι πολύ χλωμός εκτός των άλλων
–Κινέζο με φωνάζει ο λαός.

Θα φύγει πάλι ο Καίσαρ αύριο
Κι από μεθαύριο ξανά γυμνός
Πλησιάζω, την χαϊδεύω ήσυχα
Κάποτε δε θα ζούμε τόσο αφύσικα
Θέλω να κλάψω μα είμαι γελαστός
Είμαι ο Έλληνας πρωθυπουργός.

Κάπου στη γη στα βάθη της νυκτός
Είμ’ ένας Έλληνας πρωθυπουργός.


La visita del César

Letra: Fivos Delivoriás
Música: Fivos Delivoriás

Yo también estuve en el palacio Maximu[1]
Yo también felicité al César
Con mi mujer y mi hipertensión
Y mi América discreta
–en el colegio me llamaban mudo–.

Discutí con mi Dafnita[2]
Mi amorcito
Antes de venir aquí
Cuando se probaba su vestido negro
Vio en el armario su corona nupcial
Me lo dijo pero no presté atención
Y ahora está enfadada conmigo aquí.

Mira con qué alarde
Habla y para otro lado mira el predilecto.
¿Qué sentido tiene pedir limosna
a este que viaja a la Luna de coña
–en la mili siempre era el tímido–.

Tiene una copa en la mano
Y su cuchillo
A escondidas guarda en la otra
Cómo resplandecía el día que la conocí
Jamás la he separado del trabajo
Tan solo quise protegerla
De la junta[3] y luego de mi cargo.

A mi alrededor amigos y enemigos
Y fuera el pueblo quemando y gimiendo
¿Será que he tomado el camino equivocado en mi vida?
¿Será que mis números están mal?
–cuando cantábamos villancicos yo guardaba el dinero–.

Él se casó con una desaprensiva
Rubia locuaz
Ella lo gobierna[4].
Le pone de ministras a sus amigas
Leyes y horóscopos son sus materias primas
Mi amor se vuelve canosa y envejece
Le digo «saldremos cuando haya dinero suficiente».

Creo en una casa como la de los demás
Aunque sea siempre él el dueño
Alquileres, comunidad y cláusulas absurdas
Y entre otras cosas soy muy pálido
–chino me llama el pueblo–.

Se marchará el César mañana
Y a partir de pasado mañana otra vez desnudo me quedo
Me acerco, la acaricio tranquilamente
Algún día no viviremos tan anormalmente
Quiero llorar pero estoy sonriente
Soy el primer ministro griego.
En algún lugar de la tierra en las profundidades de la noche
Soy un primer ministro griego.

Traducción al castellano: Vicky Rouska
Revisión: Emmanuel Vinader


[1] Es la mansión donde el Primer Ministro griego tiene su oficina y recibe a distinguidos visitantes.
[2] Se refiere a Dafni Simiti, la esposa del ex Primer Ministro Griego Costas Simitis (1996-2004).
[3] Dictadura militar que duró desde 1967 hasta 1974.
[4] Se refiere a Hilary Clinton, la esposa de Bill Clinton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario