sábado, 26 de enero de 2013

Una vasilópita para nuestros alumnos


Hace dos semanas iniciamos un nuevo grupo de griego moderno para principiantes. Esta familia crece con la llegada de gente joven y dinámica, siendo motivo de satisfacción y de planteamiento de nuevas metas.

Inauguramos pues el año nuevo con una vasilópita que nos llegó desde Tesalónica, de ahí que la moneda lleva grabado el sol de Vergina... El primer trozo lo cortamos para nuestra casa (como se hace tradicionalmente en Grecia), en este caso nuestra academia, Koma. Luego para cada uno de los alumnos y el último quedó para mí... A pesar de mi entusiasmo e ilusión por entregar a alguien el regalo, descubrí que la moneda estaba en mi trozo, lo que me produce cierta curiosidad por ver qué cosa buena me puede ocurrir este año. Quizás no hay que buscarla tanto: este nuevo grupo promete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario